CENTROS EDUCATIVOS ATRACTIVOS.

Para atraer a los jóvenes a los centros educativos, particularmente, a la formación media básica y superior, se transformarán los centros en espacios poco marcados por la rutina, con mayor flexibilidad y apertura a los problemas reales de los jóvenes y sus comunidades respectivas. Para ello, procuraremos:

Impulsar propuestas curriculares y pedagógicas novedosas, que desafíen a los jóvenes y les permitan la resolución creativa de problemas. Si bien hoy existen iniciativas aisladas, éstas deben generalizarse y sistematizarse. El aprendizaje debe reflejar problemas reales de los estudiantes y de sus contextos, promoviendo capacidades de innovación para la resolución de problemas y el aprendizaje colaborativo y en red. 

Impulsar propuestas curriculares que vinculen a los estudiantes con las comunidades educativas, particularmente con las organizaciones locales, así como el involucramiento de las familias para fomentar la valoración social del centro educativo. 

Reforzar los roles de dirección de los centros educativos, haciendo más atractivos los cargos 

de dirección, reviendo sus tareas y objetivos y generando una formación específica para la gestión de centros educativos. 

Potenciar la creación de comunidades educativas estables. 

Reforzar el programa de “maestros comunitarios” y adecuarlo para extenderlo a la educación media.