Desarrollo Humano

Un nuevo impulso al Desarrollo Humano implica seguir profundizando en la construcción de una sociedad igualitaria, centrada en la calidad de vida de su gente, con igualdad de oportunidades para todas y todos. Una sociedad inclusiva e integradora, donde las personas puedan educarse y formarse como sujetos de pleno derecho, y a partir de ello, desarrollar y sostener sus proyectos de vida, constituyendo una sociedad más justa, solidaria y equitativa.

El modelo de Desarrollo Humano que se propone considera que el crecimiento y la felicidad de las personas se alcanzan en el encuentro y relacionamiento colectivo. Es entonces relevante avanzar y profundizar en el ideal democrático, que se sustenta en ampliar libertades, en la confianza, en el pluralismo como horizonte y como camino para tramitar y consolidar la diversidad en las opciones de vida. Reivindicamos nuevas formas de convivir y abordar las problemáticas colectivas. En este sentido serán particularmente consideradas temáticas fundamentales como lo son la Salud, la Vivienda y la Educación. 

El Desarrollo Humano pone énfasis en la mejora del bienestar, tanto en ampliar libertades y oportunidades dando prioridad no solo a mejorar las posibilidades de participación y hacer oír la voz de las personas de forma individual, sino también de grupos y colectivos, y especialmente de aquellos que se encuentran en situación de exclusión.  

En los 15 últimos años se logró avanzar significativamente en garantizar y restituir derechos de sectores de la población históricamente postergados.

Las respuestas públicas a las situaciones de mayor vulnerabilidad fueron una serie de estrategias y reformas que consolidaron los mejores niveles de Desarrollo Humano en nuestro país. Mucho se ha recorrido en políticas sociales en estos últimos 15 años. Desde el PANES inicial, pasando por diversidad de políticas y planes, en los últimos años se ha elaborado una Estrategia Nacional de Igualdad para todo el Estado, una Estrategia Nacional de Infancia y Adolescencia y el Sistema Nacional Integrado de Cuidados que se configura como un nuevo pilar de la oferta de bienestar uruguayo.

El cumplimiento de la agenda de Desarrollo Humano requiere la construcción de hojas de ruta estratégicas que articulen e integren esfuerzos intersectoriales, de complementariedad y de co-ejecución en la construcción de respuestas públicas articuladas. En tal sentido surgen las siguientes prioridades:

Velar por identificar necesidades y debilidades en las respuestas públicas en procura de incorporar cambios cualitativos, innovaciones, aumentos de cobertura y calidad.

Desplegar alianzas estratégicas para avanzar en el desarrollo humano: en empleo, a través de la alianza entre la agenda social y la productiva; en educación, a través de la alianza entre la agenda educativa y la social; en convivencia, a través de una alianza entre las políticas sociales y las políticas culturales.

Profundizar el camino iniciado en el Sistema Nacional Integrado de Cuidados. Con un horizonte universal es necesario seguir consolidando la cobertura y el acceso de la población que se encuentra en situación de dependencia.

Las personas y el territorio como centro de la acción.La promoción del Desarrollo Humano estará orientada con un sentido universal, es decir con un objetivo de llegar a distintas situaciones y realidades de la población, adaptándose a la dinámica de cada territorio, combinando el reconocimiento de la singularidad de las personas y la promoción de la dimensión colectiva, comunitaria y grupal. 

Para lograr estos objetivos se propone llevar adelante las siguientes iniciativas:

1 – ALIANZAS ESTRATÉGICAS

2 – SISTEMA NACIONAL INTEGRADO DE CUIDADOS

3 – INCLUSIÓN SOCIO ECONÓMICA

4 – DESCENTRALIZACIÓN Y PARTICIPACIÓN

5 – EDUCACIÓN FÍSICA, DEPORTE Y RECREACIÓN

6 – DISCAPACIDAD

7 – MIGRANTES

8 – CULTURA