Descentralización y Participación

Si bien estos aspectos son abordados en propuestas vinculadas a la transformación del Estado, es fundamental para asegurar el desarrollo humano que la ciudadanía se ocupe e involucre en los asuntos públicos. La solidaridad y el compromiso con los demás se ejercitan, y la participación es un medio clave en este sentido.

De igual forma es necesario dar un nuevo impulso a la descentralización que permita reducir las inequidades territoriales para asegurar un desarrollo humano igualitario independientemente del territorio en que se viva. Esto implica, por ejemplo, seguir ampliando la oferta educativa terciaria en el interior, con construcción de polos educativos, fortaleciendo infraestructura de alojamiento, de la conectividad y la articulación productiva.

Asimismo, es importante fortalecer los espacios de coordinación institucionalizados para que logren incidir de manera real en las decisiones de políticas territoriales, y que logren involucrar a todos los niveles de gobierno.  

A través de la descentralización es posible generar gobiernos de cercanía que permitan conocer las necesidades y demandas de los ciudadanos sin importar el lugar donde viven.

Sólo la construcción sistemática de una sociedad civil activa y comprometida, dará sentido y sustentabilidad a la democracia y al desarrollo humano. Esta construcción requerirá canales de participación efectivos que permitan el involucramiento en temas de interés público, tanto a nivel individual como colectivo. De igual forma requerirá de consolidar y profundizar el conocimiento por parte de la ciudadanía de los canales a través de los cuales puede efectivamente participar. 

La participación ciudadana será jerarquizada en el diseño, implementación, evaluación y control de las políticas públicas.