Fortalecer la Rectoría en salud y universalizar el Seguro Nacional de Salud.

Articular todos los componentes del Sistema de Salud y completar el Seguro Nacional de Salud dotándolo de mayor eficiencia y solidaridad, asegurando su sostenibilidad. Para ello, vamos a: 

-Fortalecer la capacidad de regulación y fiscalización, mediante la necesaria revisión y adecuación reglamentaria, la dotación de equipos técnicos y la innovación en prácticas e instrumentos de control. 

-Dotar de nuevos instrumentos a la complementación de servicios entre prestadores, público-público, como público-privado, a fin de distribuir y utilizar de manera más eficiente los recursos disponibles. 

-Promover la participación de la comunidad en el diagnóstico y solución de problemas priorizados en cada territorio, en las Juntas Locales y Juntas Departamentales de Salud. 

-Desarrollar un nuevo plan estratégico de personal en salud, que asegure las dotaciones necesarias en el mediano y largo plazo y su adecuada distribución geográfica, de acuerdo a los requerimientos demográficos, epidemiológicos y sociosanitarios de la población. 

-Fortalecer los espacios de articulación entre la autoridad sanitaria y la academia, de modo que la formación de personal para el sistema de salud responda a un modelo de atención integral en contenidos, cantidad y distribución territorial. 

-Dar un nuevo impulso a la profesionalización de la Enfermería, dado su rol fundamental en los equipos de salud, fortaleciendo el Proyecto de Profesionalización de Auxiliares de Enfermería. 

-Construir la ruta para lograr la cobertura universal en salud a través del Seguro Nacional de Salud financiado por el Fonasa, evitando la superposición de cobertura con fondos públicos y las diferencias presupuestales y organizativas, entre otras, que afectan la calidad de la atención, profundizando los principios de equidad, justicia y solidaridad 

-Priorizar el acceso de los jóvenes entre 18 y 23 años al Sistema de Salud, mediante su inclusión en el Seguro Nacional de Salud, atendiendo la mayor demanda de soluciones a las problemáticas prevalentes de este grupo: de salud mental y adicciones y a servicios de salud sexual y reproductiva, libres de discriminación. 

-Fortalecer la implementación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y mejorar la accesibilidad en el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva para las mujeres con discapacidad, las mujeres migrantes y las que residen en áreas rurales. 

-Cuidar las condiciones de trabajo y la salud de los trabajadores, promoviendo la integración de equipos, la disminución del multi empleo, y la remuneración adecuada para todo el equipo de salud, considerando el sistema de salud como un todo y transversalizando la perspectiva de género.