Fortalecer la resolutividad oportuna de los problemas de salud.

Para lograr esta mejora en calidad proponemos, entre otros factores: 

-Fortalecer el primer nivel de atención, mejorando la accesibilidad en el territorio, dotando a los 

equipos de salud de las capacidades, instrumentos informáticos y tecnológicos y procedimientos adecuados, para optimizar su capacidad de resolución y disminuir los tiempos de espera, así como las derivaciones innecesarias a especialistas. 

-Fomentar una distribución territorial adecuada del personal, la formación continua y su profesionalización y utilizar otros mecanismos como el uso de las TICs, la historia clínica electrónica, la telemedicina, fundamentales para facilitar consultas a distancia entre equipos de salud tratantes y consultantes, seguimiento de pacientes e instancias de formación continua; 

-Continuar disminuyendo las barreras económicas para el acceso a diagnósticos o la adhesión a los tratamientos, tanto farmacológicos como terapéuticos. 

-Desarrollar adecuadamente los Centros de Referencia, de forma de garantizar la calidad y la seguridad del paciente para los procedimientos y tratamientos de enfermedades y patologías poco frecuentes, favoreciendo la adecuada formación profesional y la mejora del resultado.