Plan nacional de integración socio-territorial

Este Plan transversal, que involucrará diversas políticas sectoriales, pondrá el acento en la calidad con equidad del ambiente, la infraestructura y el equipamiento urbano, los servicios públicos y comerciales y la conectividad, entre los distintos barrios de nuestras ciudades y sus áreas de influencia. Se inscribirá en las orientaciones de la ley 18.308 de ordenamiento territorial y desarrollo sostenible y su diseño se realizará a partir de los instrumentos de política pública definidos en dicha ley.

Esta finalidad de la Política nacional de integración socio-territorial trasciende un período de gobierno, por lo que necesariamente deberá surgir de un amplio acuerdo nacional. La envergadura de los desafíos y la magnitud de los recursos requeridos demandará esfuerzos durante varias administraciones, tal como el país lo ha asumido y realizado en otros asuntos, tales como el saneamiento de Montevideo. Para ello se requiere una estrategia materializada en un plan de mediano plazo que oriente el accionar público, privado y de la sociedad civil hacia la integración socio-territorial.

En el próximo período de gobierno se formulará un Plan nacional de integración socio-territorial y se darán los primeros pasos en su implementación. El Plan, que se construirá sobre la base de amplios acuerdos y articulaciones interinstitucionales y sociales, involucrando a los partidos políticos y a todos los actores vinculados al tema, incluidos los tres niveles de gobierno, al sector privado y a la sociedad civil, contemplará acciones enmarcadas en un cronograma de mediano plazo (que superará el próximo período de gobierno) identificando aquellas que puedan comenzar a ejecutarse en el primer quinquenio, en tres áreas o componentes:

·         Ciudad de calidad en las periferias urbanas consolidadas evitando su expansión injustificada. Incluye acciones ambientales, urbanas, de estímulo económico y empleo, y socio-culturales:

a. Recuperación y puesta en valor de las cualidades naturales de las diferentes zonas y barrios (particularmente bordes costeros, arroyos y cañadas).

b. Calificación del medio urbano a través de infraestructura y equipamiento de calidad en los barrios y una adecuada cobertura de servicios de educación, salud, esparcimiento y recreación, seguridad, servicios comerciales. Asimismo, implica el fomento de centralidades urbanasintermedias y locales, y la mejora de la conectividad entre las distintas áreas y barrios de las ciudades, especialmente entre las periferias y la ciudad consolidada, así como las conexiones transversales entre barrios.

c. Promoción y articulación de la actividad económica y el trabajo, con acciones sobre la oferta y la demanda de trabajo formal, autónomo y dependiente.

d. Promoción de espacios de participación social, recreativa y cultural y vinculación con la educación y el mundo del trabajo; así como fortalecimiento de los actores e identidad locales.

e. Promoción de usos sostenibles del suelo rural periurbano que frenen la extensión injustificada del área urbana.

·         Recalificación y densificación de las áreas intermedias de las ciudades, con mixtura social, promoviendo la inversión y localización de servicios, desarrollando áreas verdes y de esparcimiento, facilitando el acceso a la vivienda y la permanencia en estas áreas a familias de menores ingresos relativos.

·         Gestión del desarrollo urbano de las áreas de mayor valorización direccionando adecuadamente la inversión en ellas y promoviendo su integración en términos urbanos, socioeconómicos y socioculturales con la estructura urbana en su conjunto.

En este período de gobierno se formulará el Plan comprendiendo esos tres componentes y se darán los primeros pasos de su implementación.