Promover desarrollos productivos que agreguen valor, contribuyendo a la economía digital y/o a la bioeconomía, en particular a la economía circular, mediante:

• Focalización de los esfuerzos presupuestales, concentrando incentivos y otros instrumentos de política pública en la promoción de los sectores identificados como de mayor potencial futuro y que agreguen valor e inserción en las cadenas globales, a través de la investigación, la innovación, la sustentabilidad, la circularidad y el empleo de tipo creativo; 

• Generación de condiciones para favorecer la llegada de inversiones que busquen insertarse en la nueva economía global (economía verde, economía circular, empresas B, por ejemplo); 

• Favorecer la creación de startups, empresas de servicios globales y espacios de emprendedurismo, mediante parques tecnológicos, polos de innovación, centros de I+D+i, espacios de “coworking”, tomando como ejemplo el proyecto de la Estación del Futuro, especialmente en barrios socioeconómicos más vulnerables y en zonas del interior del país.